Comparte
Ir abajo
avatar
Rebecute
Foroenarmita Aprendiz
Foroenarmita Aprendiz
Mensajes : 138
Registro : 31/08/2009

¡PARA ESTA NAVIDAD!

el Vie Dic 17, 2010 10:23 pm
Me gustaría pusieras atención a esta historia que nos habla sobre el valor de compartir las cosas y hacer a otros felices aunque a veces tengamos que ver con otros ojos, porque es ahí donde radica el cambio que nuestro país requiere y hoy podemos comenzar por nosotros:

Dos hombres, ambos enfermos de gravedad, compartían el mismo cuarto semiprivado del hospital. A uno de ellos se le permitía sentarse durante una hora en la tarde, para drenar el líquido de sus pulmones. Su cama estaba al lado de la única ventana de la habitación.
El otro tenia que permanecer acostado, de espaldas todo el tiempo.
Conversaban incesantemente todo el día, y día tras día hablaban de sus esposas y familias, sus hogares, empleos, las experiencias vividas durante sus servicios militares y los sitios visitados durante sus vacaciones.
Todas las tardes, cuando el enfermo ubicado al lado de la ventana se sentaba, se pasaba el tiempo relatándole a su compañero de cuarto lo que veía por ella.
Con el tiempo, el enfermo acostado de espaldas, que no podía asomarse por la ventana, se desvivía por esos períodos de una hora, durante los cuales se deleitaba con los relatos de las actividades y colores del mundo exterior. La ventana daba a un parque con un bello lago.
Los patos y cisnes se deslizaban por el agua, mientras los niños jugaban con sus botecitos a la orilla del lago. Los enamorados se paseaban de la mano entre las flores multicolores; era un paisaje con árboles majestuosos y, en la distancia, se divisaba una bella vista de la ciudad.
A medida que el enfermo cerca de la ventana describía todo esto con detalles exquisitos, su compañero cerraba los ojos e imaginaba un cuadro pintoresco.
Una tarde le describió un desfile que pasaba por el hospital, y aunque no pudo escuchar la banda, lo pudo ver a través del ojo de la mente mientras su compañero se lo describía.
Pasaron los días y las semanas; y una mañana, al entrar la enfermera para el aseo matutino, se encontró con el cuerpo sin vida del señor que ocupaba la cama cerca de la ventana, quien había expirado tranquilamente, durante el sueño.
Con mucha tristeza, avisó para que trasladaran el cuerpo. Al día siguiente, el otro señor pidió que lo trasladaran cerca de la ventana. A la enfermera le agradó hacer el cambio, y luego de asegurarse de que estaba cómodo, lo dejó solo.
El señor, con mucho esfuerzo y dolor, se apoyó en un codo para poder mirar el mundo exterior por primera vez.
¡Finalmente tendría la alegría de verlo por si mismo! Se esforzó para asomarse por la ventana... y lo que vio fue la pared del edificio contiguo.
Confundido y entristecido, le preguntó a la enfermera qué sería lo que animó a su difunto compañero describir tantas cosas maravillosas fuera de la ventana... La enfermera le respondió que el señor era ciego y no podía ni ver la pared de enfrente.
Ella le dijo ..."Quizás solamente deseaba animarlo a usted"...

Existe una inmensa alegría en poder alegrar a otros a pesar de nuestra propia situación. La aflicción compartida disminuye la tristeza, pero cuando la alegría es compartida, se duplica. Si deseas sentirte próspero, basta con contar aquello que poseas y que no se puede comprar con el dinero.

Comparte tu tiempo con tus seres queridos y que siempre sea un tiempo de calidad mas que en cantidad, recuerda la importancia del tiempo con lo siguiente:

Imagina que existe un banco, que cada mañana acredita en tu cuenta la suma de U$S 86.400.-

No arrastra tu saldo día a día. Cada noche borra cualquier cantidad de tu saldo que no usaste durante el día.
¿Qué harías? ¡Retirar hasta el último centavo, por supuesto! Cada uno de nosotros tiene ese banco. Su nombre es TIEMPO.
Cada mañana, este banco te acredita 86.400 segundos.
Cada noche, este banco borra, y da como perdido, cualquier cantidad de ese crédito que no hayas invertido en un buen propósito.
Este banco no arrastra saldos, ni permite sobregiros.
Cada día te abre una nueva cuenta. Cada noche elimina los saldos del día. Si no usas tus depósitos del día, la pérdida es tuya. No se puede dar marcha atrás.
No existen los giros a cuenta del depósito de mañana. Debes vivir en el presente con los depósitos de hoy. Invierte de tal manera, de conseguir lo mejor en salud, felicidad y éxito. El reloj sigue su marcha. Consigue lo máximo en el día.
Para entender el valor de un año: pregúntale a algún estudiante que perdió el año de estudios.
Para entender el valor de un mes: pregúntale a la madre que alumbró un bebé prematuro.
Para entender el valor de una semana: pregúntale al editor de un semanario.
Para entender el valor de un día: pregúntale a los amantes que esperan encontrarse.
Para entender el valor de una hora: pregúntale a quien debe cuidar a un enfermo.
Para entender el valor de un minuto: pregúntale a una persona que perdió el último tren.
Para entender el valor de un segundo: pregúntale a una persona que evitó en un instante un accidente.
Para entender el valor de una milésima de segundo: pregúntale a la persona que ganó una medalla de oro en las olimpíadas.
Atesora cada momento que vivas. Y atesóralo más, si lo compartes con alguien especial.
Ayer es historia.
Mañana es misterio.
Hoy es una dádiva.


Por eso es que se le llama EL PRESENTE.

1.- Si estas enojado con alguien, y nadie hace nada por arreglar la situación... arréglala tú. Tal vez hoy, esa persona todavía quiera ser tu amiga, y si no lo arreglas, tal vez mañana será muy tarde.
2.- Si estás enamorado de alguien, pero esa persona no lo sabe...díselo. Tal vez hoy, esa persona también esté enamorada de ti, y si no se lo dices hoy, tal vez mañana será muy tarde.
3.- Si te mueres de ganas por darle un beso a alguien.. dáselo. Tal vez esa persona también quiere un beso tuyo, y si no se lo das hoy, tal vez mañana será muy tarde.
4.- Si todavía amas a una persona que crees que te ha olvidado.... díselo.. Tal vez esa persona siempre te ha amado, y si no se lo dices hoy, tal vez mañana será muy tarde.
5.- Si necesitas un abrazo de un amigo.. pídeselo. Tal vez ellos lo necesitan más que tú, y si no se lo pides hoy, tal vez mañana será muy tarde.
6.- Si de verdad tienes amigos a los cuales aprecias.. díselo. Tal vez ellos también te aprecian, y si se van o se alejan, tal vez mañana será muy tarde.
7.- Si quieres a tus padres, y nunca has tenido la oportunidad de demostrarlo... hazlo. Tal vez hoy, los tienes ahí para demostrárselo, pero si se van, tal vez mañana será muy tarde.
8.- ¡Cuéntale esto a las personas que quieres!... Y vas a ver como te vas a enterar de que hay gente que te quiere y tu no lo sabías. ¡Cuéntales hoy....! Tal vez mañana será muy tarde......

Sean felices... recuerden siempre el día es HOY, vívanlo...
Empieza por hacer lo necesario, luego lo que te es posible y un día acabarás haciendo lo imposible


_________________
Miembro nº 16 del Comité de la Policía Ortográfica.

╰☆╮✿ ✿Mi espíritu no conoce otras fronteras que aquéllas de lo imposible. EL DIA QUE DEJE DE SOÑAR, MÁNDAME FLORES BLANCAS☆╮✿╰☆✿
avatar
Yunot
Foroenarmita Aprendiz
Foroenarmita Aprendiz
Mensajes : 173
Registro : 01/05/2009
Localización : Villahermosa

Lema : Vive la vida hoy, sin importar el pasado....

Re: ¡PARA ESTA NAVIDAD!

el Sáb Dic 18, 2010 2:26 pm
Muy bonito..gracias por compartilo doctora... rendeer
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.